Mi Experiencia en Ciencias

Posted on: December 15th, 2012 by admin No Comments

Hari Om:

Quiero contarles mi experiencia de lo que viví en los años que ejercí mi profesión de Biólogo como investigador en laboratorio. Este relato es fuerte, contaré poco ejemplos, pero si quiere seguir leyendo le sugiero lo haga. Me dediqué al área de la Neurociencia. En esta área se acostumbra ocupar animales como modelos de investigación.

Al comienzo lo hice por un interés intelectual, “profesional”, pero al tiempo pude tomar conciencia de lo que le estaba haciendo a los animales, en particular a ratones y ratas, y lo que otros hacían con ellos, saliéndome de la rutina de matar a uno y otro hermano menor, y en ese momento no pude continuar.

Para estudiar modelos de estrés hay que estresar. Lo mismo con conductas y emociones, hay que hacer sentir al animal para poder ver su reacción, muchas veces llevarlo a su límite. Hay un test para analizar conducta que se llama de desesperanza, es hacer nadar a un ratón en una pileta sin tener donde apoyarse, y ver cuanto tiempo se demora en rendirse… Pero una de las experiencias que más me marcó fué el ver a ratas en un montaje estereotáxico, se le llama científicamente a una estructura que inmoviliza a una rata con unos fierros puntiagudos, rompiéndoles los tímpanos para poder inmovilizarla, y abrirle el cráneo con ella viva, para poder extraer sustancias y analizarlas, con ella consciente, y una vez vi a una llorar.

Esto es demasiado, esto es signo de lo dormidos que estamos como humanidad. De lo insensibles del dolor que generamos, de lo desconectados que estamos de nuestra esencia, del amor, de no recordar hacer al otro lo que a nosotros nos gustaría que nos hicieran.  El dolor que les generamos es demasiado intenso, y el propósito es recolectar información para conocer más acerca del funcionamiento de los organismos y que resulte en la creación de medicamentos para curar al cuerpo.

“Afortunadamente”, entre comillas ya que creo que el azar no existe, tuve la oportunidad de estudiar la Ciencia Kun-Li y los fundamentos de la Medicina Ancestral y comprobé que si hay alternativas a la barbarie, ya que muchos se preguntan qué se puede hacer para aprender y generar medicamentos para sanar, y sé que sí existen alternativas que no utilizan medios dañinos para conocer y sanar. Pude ver las diferencias, y con este escrito busco no quedarme en críticas al sistema o a la inconciencia humana, sino que a dar testimonio de que alternativas compasivas si existen, y que podemos recuperar nuestra salud sin dañar a nuestro hermanos menores, podemos sanar nuestra alma y ayudar a otros a sanar la suya. Queda camino por recorrer, pero el conocimiento y las herramientas para hacerlo mucho mejor de lo que lo estamos haciendo están disponibles.

 

Un abrazo fraterno

 

Shankara

Deje un comentario