Somos Conciencia

Posted on: November 8th, 2012 by admin 1 Comment

Como dijimos en el post anterior, estamos compuestos de  cinco elementos. Ellos son los  fundamentos que nos dan vida y que en proporciones diferentes nos hacen únicos, con características físicas individuales como piel, color de ojos, altura, también con características espirituales individuales como sentido de orientación, intuición, sensibilidad a la estética, orden  y  arte.

¿De donde provienen los cinco elementos?

Según el conocimiento védico todo lo conocido y no conocido proviene de un campo invisible, omnipresente e infinito llamado Conciencia Pura.

La vida se desarrolla dentro de este campo de conciencia pura en ciclos definidos y  la creación manifestada, es decir el universo, es el campo de experimentación de la conciencia y  objetivo último de la existencia humana.

Todos estamos insertos  en este campo de conciencia que hasta fines del siglo pasado no era considerado por los científicos. Actualmente y debido al entusiasmo de quienes desarrollan  la física cuántica, el campo de conciencia es cada vez mas aceptado. Es importante aclarar que los sabios himalayos y el conocimiento védico hace más de 8.000 años  explicaron el campo de la conciencia, hoy los modernos rishis  han cooperado con los mayores exponentes actuales de la física cuántica.

El Campo de Conciencia Pura puede explicarse como un cauce por el cual fluye como un torrente  cada  acontecimiento del macrocosmo como también de cada  microcosmo, este flujo es permanente y eterno, en este campo cada corriente de vida tiene su lugar,  este torrente es imperecedero, eterno y muta  en dos polaridades. En este campo de  conciencia encontramos a la Inteligencia Universal, con su orden y armonía perfecta para la arquitectura cósmica y cada galaxia y sistemas que la componen.

Para quien tenga capacidad de observación puede ver el orden cósmico de la Inteligencia Universal a cada momento y en todas las cosas, pero lo más importante es observarlo en uno mismo ya que la conciencia es la meta de nuestra existencia, de ella nacemos y a ella hemos de regresar, por lo que experimentar la conciencia es un hecho importante.  La conciencia  puede ser experimentada en el silencio interior, en estados meditativos activos o pasivos como es la práctica de Tayuki, Yoga, Tao Taichí y etc.

Nuestra agitada vida moderna permite poco espacio a la práctica del silencio, quietud,   paciencia. Estamos siempre bombardeados de información y de problemas, preocupaciones o solicitudes que requieren respuesta inmediata y nos llevan a mantener nuestros sentidos alejados de nosotros mismos, y con nuestra atención puesta en el exterior, en un sinnúmero de asuntos externos que mantienen capturados nuestros sentidos, y sobretodo, tienen a la mente en un constante parloteo que a nada bueno conduce.

En este nuevo siglo se espera que descubramos la riqueza interior y la luz de nuestra conciencia. Para  ello es indispensable  una mente amplia, libre y un vivir  más consecuente con quienes somos  y no con lo que nos identificamos y creemos ser.

Es la luz de la conciencia quien nos permite mirar con los OJOS DEL ALMA.

Mirar con los Ojos de Alma es la meta en el nuevo tiempo que se avecina.

 

Govinda

1 Comentario

  1. Ricardo says:

    Conscientizar el alma, objetivo último de cada uno. Debemos llegar a ser quien se és en esencia. Así, la Verdad conduce a la Felicidad absoluta, al Amor pleno, a la Consciencia Universal. Dichoso de participar en darle Ojos al Alma, la única Real Necesidad. Namaste.

Deje un comentario